El gato de Karl Lagerfeld me cae mal, pero él no.

By | 9:00 Leave a Comment

Ojos azules, pelo blanco y mullido. Tiene 3 años, dos criadas y 45.000 seguidores en Twitter. Y es la gata de Karl Lagerfeld. 

Choupette fue un regalo del modelo francés Baptiste Giabiconi al director creativo de Chanel en el año 2011. Al parecer, Lagerfeld se hizo cargo del animal durante un viaje del modelo y éste decicidió regalárselo al comprobar la afinidad que existía entre los dos. Choupette era entonces un gato normal. Un cachorro que dedicaba sus días a dormir en un cojín, a comer pienso (del caro) y a escupir bolas de pelo de vez en cuando. Hasta que Mr. Lagerfeld se le cruzó en el camino y la vida le cambió. 
Unos meses después de su adopción (Enero de 2012) Stephen Gan tuiteó una foto de Choupette desde el apartamento del diseñador bajo el nombre @ChoupettesDiary. El tweet tuvo tanto éxito que en Julio de 2012 la gata crea su propia cuenta y empieza a hacer pública su vida, costumbres, pensamientos y excentricidades.
A partir de aquí todo fama y celebridad. Choupette protagoniza portadas de moda (con Laetitia Casta en V Magazine y con Gisele Bundchen en Vogue Brazil), campañas de publicidad y hasta inspira a Lagerfeld en la creación de un bolso.
La personalidad de Choupette se ha construido principalmente a través de sus cuentas de Twitter e Instagram (que actualiza de forma casi enfermiza). Se trata de una 'señora' malcriada de la alta sociedad parisina, a quien le encanta comer en la mesa junto a su papi Lagerfeld, el encaje antiguo y los bolsos de la boutique Colette.
Ein von Choupette Lagerfeld (@choupettesdiary) gepostetes Foto am
Detrás de la gata más famosa del mundo (con permiso de Elisabeth Taylor) se esconde la social media Ashley Tschudin. A pesar de lo que pueda parecer, la periodista no fue contratada por Chanel o Lagerfeld para encargarse de las redes sociales de la gata. Tschudin creó la cuenta de Twitter @ChoupettesDiary por su cuenta y riesgo. Dice que lo hizo cuando leyó que Choupette tenía dos criadas. Poco después de los primeros tweets, la social media recibió un mensaje la asistente de Lagerfeld preguntándole quien era. Contrariamente a lo que Tschudin pensó en un primer momento, Lagerfeld y Chanel estaban más que contentos con la forma que estaba tomando la historia. Lo único que le pidieron para seguir con el perfil social fue que mantuviera el buen gusto. Y hasta ahora.
Choupette se ha convertido en un fenómeno nunca antes visto en el mundo de la moda, hasta el punto de que este año se anunciaba la publicación de un libro monográfico sobre su vida y hazañas bajo el nombre La vida privada de un gato fashionista de altos vuelos.
Los gatos siempre caen de pie.


0 comentarios :

Publicar un comentario