Diarios de verano: Ibimoda

By | 16:29 Leave a Comment



Si cierro los ojos y pienso en los primeros veranos que pasé en La Isla son dos cosas las que me vienen a la imaginación. En primer lugar me acuerdo de lo interminablemente largo que se hacía el trayecto desde el aeropuerto hasta Santa Eularia (nuestro lugar de estadía estival). Las nuevas carreteras ni siquiera extistían en proyecto, así que el viaje en el Renaul 21 de los amigos de mis padres se convertía en una suerte de gincana que sorteaba autoestopistas y baches durante más o menos 45 minutos. Casi siempre llegabamos de noche, así que los nervios del viaje solían empujarme a quedarme dormida en las rodillas de mi madre. Y ya no me despertaba hasta la mañana siguiente.

Y ese es el segundo recuerdo que vuelve a mi mente una y otra vez: la luz y el color con el que me lenvantaba cada día. El color blanco que lo inundaba todo, que invadía cada rincón de la isla y que se volvía todavía más blanco con la luz del sol. Ese color tan especial que tiene Ibiza. Y que mi madre se llevaba a Valencia en cantidades industriales cada año al final de nuestras vacaciones en forma de vestidos y blusas. 
Hace 25 años las cosas que uno compraba en la isla no podían encontrarse en casi ningún lugar fuera de aquí. Eran como pequeños tesoros que enseñabas a Diestro y también a Siniestro y que te hacían ser la envidiada del barrio por unos días.
Y eso es lo que ocurría con los vestidos que mi madre compraba para ella y sus amigas. Frescos y vaporosos, de un algodón blanco como la nieve. Los encontraba en las tiendas del puerto, en las boutiques de Santa Eularia o en el mercadillo de Es Canar.
Desde entonces he continuado la tradición de mi madre, y cada año religiosamente, busco y busco hasta dar con el vestido blanco que me acompañará durante todo el verano.
Este año he encontrado una marca que me ha fascinado. Se llama Ibimoda y es una empresa ibicenca que produce sus diseños en la isla de forma artesanal. Así se definen:
Somos una empresa de confección textil artesanal creada en 1997 por las hermanas ibicencas Antònia y Lali Riera. Diseñamos piezas y vestidos únicos de algodón 100% inspirados en la moda Adlib, que nace en la isla de Ibiza en los años 70 para poner en valor los materiales blancos, ligeros y trabajados artesanalmente que definían el estilo fresco y desenfadado de los isleños.





Gracias a que las cosas no funcionan igual que hace 25 años, ahora se pueden encontrar sus diseños en muchos puntos de España (compruebalo aquí), desde Madrid o Barcelona pasando por Valencia o San Sebastián. Me gusta la calidad del algodón con el que trabajan y ese aire clásico y atemporal que tienen sus creaciones.
Mi madre ahora se alegra bastante de poder comprar productos de la isla en muchas tiendas de la península. De no tener que esperar pacientemente once meses para conseguir sus pequeños tesoros. Pero yo sé que en el fondo se siente un poco triste, porque ya nunca más será la única.

0 comentarios :

Publicar un comentario