Diario de una superviviente: La vida tras la tormenta

By | 10:38 Leave a Comment
Queridos lectores:
El viernes me despedí de todos vosotros pensando seriamente si podría llegar sana y salva al lunes. Jamás en mi vida había pensado que podría ver nevar tan fuerte  durante tampo tiempo seguido. Y así fue. Y aquí estoy, viva para contarlo.



En el último post os mostré el color blanco que la ciudad había tomado desde más o menos la mitad de la semana pasada. Y como sé que sois bastante curiosos y queréis saber un poquito más, hoy os quiero enseñar cómo Viena y una servidora han pasado el fin de semana más blanco del año. 
Aunque el termómetro no invitaba para nada salir a la calle (por lo menos para una valenciana como yo, que tirita con 5 grados centígrados de temperatura), no pude resistir la curiosidad de calzarme las super botas del espacio (me están salvando la vida aunque me hagan parecer un astronauta) y lanzarme a la Straße (aka calle) a ver como los vieneses conviven con este temporal de polvo blanco.






Y lo que vi fue un poquito lo de siempre. Los vieneses no se inmutan ni aunque les aterrice el Air Force One en la mismísima puerta de su casa. ¿Que nieva? Pues se levantan antes para llegar a tiempo al trabajo por si hay problemas con el metro o el tranvía y se abrigan sólo un poco más de lo normal, no vaya a ser que se constipen. Así son, la alegría de la huerta.






Pero como a mí todo eso me da igual porque soy española y me río y me ilusiono y gesticulo por la calle cuando me apetece (creo que mis vecinos del barrio ya me empiezan a conocer), me paseé por Viena disfrutando del paisaje con una sonrisa que no me cabía en la cara.






0 comentarios :

Publicar un comentario