Colección Cápsula Maison Martin Margiela

By | 11:29 Leave a Comment
Jueves 15 de noviembre de 2012
Son las 08:00 a.m. y madrugo (sí, para mí es madrugar) y me abrigo (ya hace frío en Viena), para llegar hasta el H&M de Mariahilferstrasse (la calle con más cadenas de tiedas de ropa de Viena). Y es que hoy comienza a venderse la colección capsula de Maison Martin Margiela para H&M.
Y aunque penséis que se me va un poco la olla a Camboya, os diré que estoy emocionada. Y vosotros os preguntaréis: ¿por qué tanto alboroto? Pues yo os respondo: porque viviendo en Ibiza se tienen muy pocas posibilidades de asistir a cualquiera de este tipo de acontecimientos que para el resto de peninsulares es algo habitual. Tenemos tiendas, pero no tantas (aunque las suficientes para que me cuenta baje sustancialmente todos los meses). Y aunque tengo algunas prendas y complementos de colaboraciones anteriores  gracias a esas almas caritativas que se apiadan de una pobre isleña como yo, (la chaqueta de tachuela preciosísima de Versace), nunca había tenido la oportunidad de asistir.
Y porque me gusta la marca. Su 'concepto' y la forma de crear sus prendas. Y porque soy admiradora de su creador, Martin Margiela (aunque ya no esté vinculado a la marca).
Así que allí estoy yo. Novata pero avisada de que va a ser un trabajo duro conseguir lo que quiero. Que voy a tener que luchar contra austríacas 20 cm más altas que yo y con 20 números más de decoloración en el pelo. Pero no importa. No desfallezco. Aquí estoy, entrando por la puerta.
Aunque el público suele ser masivo en este tipo de acontecimientos, personalmente no esperaba demasiada gente, pues como había leído en la prensa (declaraciones mismas de los responsables de H&M), se trata de una colección más conceptual, no para el gran público, que busca el éxito para las dos marcas, una para llegar a un público más amplio (Maison Martin Margiela) y otra para limpiar un poquito su imagen 'demasiado comercial' (H&M).







Lo primero que veo al llegar es una masa de cabezas rubias que corren de una lado para otro como unas locas con los regazos cargados de bultos. Veo después a las dependientas de la tienda con unos delantales blancos bajando por las escaleras mecánicas con burros cargados de ropa y complementos. En tercer lugar me impresiono al pasar junto a un seguridad que custodia la entrada a la zona de la colección cápsula (compruebo a continuación que en el lugar se encuentran tres custodios más, uno por cada esquina) y por último y no menos importante, llego a poder ver las prendas expuestas.
Y tengo que decir (después de leer mucho sobre las impresiones de la colección en España y hacerlo también sobre Austria) que aquí ha funcionado mucho mejor que en en el primero.
El día de la inauguración la tienda estaba llena, llena hasta la bandera. Y  las dependientas no llegaban a  reponer las prendas que todas se llevaban como locas. Colas en los probadores y colas en las cajas. Gente de aquí para allá cargada de bolsas blancas de la colección.
Y si me preguntáis qué me pareció a mí: Pues ropa muy bien hecha y de buena calidad. Prendas revisadas y fieles a la marca (deconstrucciones, costuras visibles y mucho aire conceptual). Destaco los zapatos y botas de plataforma invisible, los vestidos de noche revisados y los abrigos de la colección para hombre.
Os dejo aquí algunas fotos del momento.


0 comentarios :

Publicar un comentario