Lo último



Si fuiste adolescente a finales de los noventa, las reconocerás al instante. Eran tu mejor outfit junto al pantalón Adidas con botones laterales o los vaqueros acampanados y la chaqueta de chándal (con capucha, por favor). Por eso también recordarás que juraste que nunca más te las volverías a poner. Ay! pequeño saltamontes. Nunca digas nunca.

Las Nike Air Force 1 nacieron en 1982, pero tras sus discretas ventas fueron retiradas del mercado un año después. Volvieron en 1986 y desde entonces se han producido sin interrupción más de 1700 diferentes variaciones. Existen básicamente tres estilos: Low, Mid-Top y High-Top. Creadas por el diseñador Bruce Kilgore, las  Air Force 1 deben su nombre al avión del presidente de los Estados Unidos y fueron las primeras zapatillas de baloncesto creadas por Nike que usaron la tecnología Nike Air.

Pero esto a tí no es precisamente lo que te interesa. Tú las has visto en algún escaparate y te has preguntado por qué. Las has observado en silencio en los pies de alguna conocida o en algún look de revista. Y te están conquistado otra vez. Y nunca mejor dicho, sabes que al final vas a rendirte de nuevo a sus pies. Llegaron a blogs y street styles varios en el inverno tardío (casi primavera) de 2014. Esta temporada están dándolo todo en todas partes. Si decides hacerte con unas, sabes que no te arrepentirás. Recuerda que 'tienen que ser' blancas si o si (yo las tengo en blanco con el logo en colo coral porque me enamoraron, pero son más difícil de combinar).

 Quizá sólo estés dudando entre las Air Force de Nike o las Stan Smith de Adidas, otro de los must de la temporada. Y entonces volvemos al principio de esta historia. Y aquí te acuerdas que a los 14 años tuviste el mismo dilema... Historias de amor.








Foto: Officina Profumo Farmaceutica di Santa Maria Novella

Hace exactamente un año compré una vela en una boutique de St. Moritz. Estaba cansada del aroma del hotel, y necesitaba algo que me hiciese sentir más como en casa. Tanto en Viena como en Ibiza tenemos velas aromáticas por toda la casa, que encendemos de noche para relajarnos antes de ir a dormir. Las solemos comprar en una tienda especializada en velas del puerto de Ibiza, de la que seguramente os hablaré en verano, cuando vuelva a la isla y pueda hacer algunas fotos al local.
La vela suiza me costó un riñón y medio. Si no recuerdo mal alrededor de 100 francos (unos 80 euros). Pero ha valido totalmente su precio.

Está hecha de forma artesanal, huele a granada, es muy grande y dura muchísimo (todavía la tengo más o menos por la mitad). Pero resulta que no es suiza, sino italiana, y es uno de los productos más famosos de la "farmacia" Officina Profumo Farmaceutica di Santa Maria Novella, una "botica" situada en uno de los laterales de la basílica florentina del mismo nombre, una de las iglesias más importantes de Florencia.

Se trata de una "oficina farmacéutica" fundada en 1612 por los frailes que habitaban en el convento anexo a la iglesia, que creaban ungüentos, cremas y aceites haciendo servir lo que ellos mismos recogían de sus huertos y jardines. Aunque es reconocida como una de las farmacias más antiguas del mundo, no elaboran lo que ahora se considera productos farmacéuticos, sino que están especializados en cosméticos, jabones y aromas para la casa. 

Algunos de los productos más antiguos de Santa Maria Novella siguen siendo en la actualidad los más pupulares. Entre sus cosméticos destacan la pasta de almendras (una increíble crema hecha de mantequilla de almendras) o el agua de rosas, que se puede utilizar como desmaquillante o tónico para la cara. Sus jabones, por ejemplo, están hechos con leche entera para proteger y suavizar la piel delicada. En cuanto a los aromas para la casa, destacan sus velas y su famoso popurrí, que se hace todavía a mano dejándolo fermentar en grandes vasijas de terracota.

Os confieso que el olor de esa vela me tiene obsesionada. No he encontrado nada parecido en ninguna parte. Ni en formato vela, ni como esencia con difusor o cualquier otra cosa. Nada de nada. El problema es que no es demasiado fácil de encontrar si no es en sus tiendas, pues existen boutiques que venden sus productos, pero no los tienen siempre, y  no disponen de todo el catálogo. En España tienen tiendas en Madrid, Valencia y Barcelona. En Europa sus tiendas se encuentran en Italia (por supuesto la botica madre de Florencia), Reino Unido y Francia. También tienen "boticas" en Sudáfrica, Panamá, EEUU, China, Corea, Taiwán o Australia. En EEUU disponen de tienda online, pero no envía fuera del país.



Imagen: Crónicas TVE
La moda es un negocio duro, con mucha competencia y con muchos escollos que salvar. El programa Crónicas se acerca en este reportaje a esas dificultades y observa otros ángulos de la moda que son menos conocidos. Venta sólo a través internet, story tellings, personal shoppers, jóvenes diseñadores, competencia china. Un repaso al panorama de la moda en nuestro país.




Foto: Gtes

Londres, 1994. Hught Grant y Liz Hurley en el estreno de la película Cuatro bodas y un funeral. La pareja llevaba saliendo desde 1987, cuando se conocieron en el rodaje de la película Remando al viento, del español Gonzalo Suárez. Grant era entonces un joven actor que empezaba a despuntar en su Inglaterra natal. Hurley intentaba abrirse camino en el mundo del cine sin mucho éxito. Esta foto los catapultó a la fama.

Por aquel entonces Hurley era casi una desconocida que no podía permitirse la compra de una prenda "apropiada" para la ocasión, así que alguien del equipo de Grant le comentó que en la oficina de prensa había quedado un vestido. Hurley se lo probó y lo eligió porque le quedaba bien. Aquella elección hizo que su nombre diera la vuelta al mundo.
El vestido en cuestión, diseñado por Gianni Versace, es quizá uno de los más icónicos de la casa italiana. Tanto, que en aquel momento fue bautizado como "THAT dress" (Aquel vestido) y ha llegado a tener su propia entrada en Wikipedia. Inspirado en el movimiento Punk, el vestido estaba realizado en seda y lycra, y tenía aberturas "estratégicas" laterales que se sujetaban con imperdibles dorados talla XXL. Con un escote también XXL, la creación tenía otra abertura delantera, que permitía mostrar las piernas.
En 2007, una copia del vestido fue puesta en venta por primera vez tras la aparición de Hurley en los almacenes Harrods, con un precio de 10.690 libras, como parte de la exposición dedicada al "little black dress", en la que también se encontraba una copia del vestido negro que lució Audrey Hepburn en la película Charada de 1963.

Fotograma del vídeo Booty (2014)
VIDEOCLIP [sust.][masc.]: Pequeño cortometraje realizado en video que sirve para promocionar una canción o un tema musical cuya música va acompañada de imágenes, generalmente relacionadas con el tema interpretado.

Los videoclips son esas películas de 4 minutos que todos celebramos o criticamos cuando se estrenan, y que desde que Youtube entró en nuestras vidas, vemos en bucle en esas horas muertas de oficina para luego comentarlos en reunión/merienda/cena o evento que se precie. Así, gracias en parte al portal de vídeos más famoso del mundo, los videoclips se han convertido en un elemento muy importante en la industria de la música. Las millones de visitas que puede conseguir el vídeo oficial de una canción puede posicionar al artist@ en cuestión en el número 1 de las listas de Musos Mundiales de la Modernidad Absoluta.
¿Que por qué? ¿Y tú me lo preguntas? Hagamos pues un repaso a alguno de esos vídeos que este año, por su estética, por su carácter innovador o por sus ganas de llamar la atención (no seré yo quien les critique) se han convertido en virales y han sido capaces de generar (algún tipo de) "moda":

☞ CASO NÚMERO 1: Pharrell Williams - Happy

El 2014 empezó muy #Happy, con ese vídeo grabado en los Ángeles durante 24 horas seguidas sin aparentes cortes de cámara que podía verse íntegro en su web, en el que aparecía gente bailando la canción en bucle por las calles de la ciudad. La aparición de personajes conocidos se intercalaba con los anónimos y con las 24 apariciones del propio Williams, una por cada hora del día. El vídeo oficial de alrededor de 3 minutos se montó eligiendo escenas de la grabación original. El proyecto tomó forma desde el colectivo francés We are from L.ADesde entonces, millones de personas han grabado y subido a la red sus versiones del videoclip con más o menos acierto, pero con una particularidad: Ya nadie se avergüenza de bailar como si le hubiera o hubiese entrado una avispa por el pantalón.



☞ CASO NÚMERO 2: Todos los demás

Porque gracias a Happy, el 2014 se puede resumir en baila (como puedas) y acertarás. Que se lo digan si no a Taylor Swift  con su Shake it off  (que sigue la misma fórmula que el vídeo de Williams pero esta vez grabado en estudio), a Sia con Chandelier (y esa niña de peluca platino que se merece un monumento), o a Beyoncé con 7/11 (y ese video pseudo casero en el que baila y mueve el culo, y mueve el culo y mueve el culo con sus "amigas").




☞ CASO APARTE: Los vídeos de culos

Y es que los culos nos han invadido este 2014. Porque EL CULO es el nuevo negro. Porque este 2015 no existe nada más que eso: EL CULO. Esos culos enormes como huevos prehístóricos (permítame usted la cita don Gabriel) que han invadido cuentas de Instagram, titulares de prensa, y como no, pantallas de ordenadores, tablets, smartphones y canales musicales de televisión.  EL CULO como reivindicación casi feminista (mejor no preguntar), como expresión máxima de rotundidad y aquí estoy yo con mi señor culo. Anaconda de Nicky Minaj, Work de Iggy Azalea o Booty de esta última con Jennifer Lopez, o esa oda infinita al culo desmesurado y omnipresente, que llega a hipnotizarte. Sin palabras ante esa señora de 45 años que mueve su cucu como si no hubiera un mañana. De verdad que me quedo muda (y eso no me suele pasar muchas veces). Me alegro de que ninguna de ellas llevara un short de lentejuelas, porque las susodichas hubieran llegado volando hasta el infinito y más allá.